La parábola del ventilador

Una iglesia llena del Espíritu Santo es una iglesia que sigue soñando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.